Blog

¿El recibo? Gracias, no lo necesito

0

No suelo sembrar el pánico sin tener razones serias pero esta vez quiero hablar sobre un peligro con el que nos enfrentamos cada día. Si en tu bolso, bolsillos y cartera siempre se acumulan montañas de recibos y cuentas, entre los que puedes encontrar los chicles sueltos que hace mucho tiempo se echaron de la cajita (como siempre le pasa a nuestra compañera Alexandra ASK), si te gusta beber agua de botellas de plástico, y no te niegas a tomar café de tazas desechables, este artículo puede cambiar tu vida.

El bisfenol A (BPA). Es una sustancia química que se usa en la fabricación de productos de plástico y que se detecta en ellos, el cual puede poner en peligro nuestra salud. Esta sustancia imita las funciones de las hormonas y altera el sistema endocrino (1). ¿Dónde se puede encontrar el bisfenol? En todas partes: en productos de plástico, en la capa interior de las latas de conservas y hasta en los recibos o cuentas habituales de las tiendas que se imprimen en papel térmico. ¿Y los envases que son libres de BPA? Pues, existe el bisfenol S (BPS). Hasta el día de hoy el uso de este último se consideraba seguro. Pero solo hasta el día de hoy. Estudios más recientes ponen en evidencia sus efectos destructivos: el BPS también imita las funciones de las hormonas y provoca cambios en las células (2).

¿Cómo llegan a introducirse los BPA y BPS en nuestro organismo? Estas sustancias se dispersan de los envases mientras son afectados por temperaturas altas, rayos UV o se hallan en un entorno alcalino o con ácidos fuertes. Pueden penetrar en los productos alimenticios envasados y se pegan a nuestras manos con las que los transportamos a nuestros organismos. También se ha descubierto que estas sustancias llegan a introducirse en nuestro organismo mediante la capa grasa que se crea en la piel después de aplicarse cualquier crema de manos...

¿Cómo evitarlo? ¿Declarar la guerra a los envases de plástico? ¿Huir sin esperar nada cuando la cajera de una tienda te extiende la mano con la cuenta?

Las mayores cantidades de BPA y BPS llegan a nuestro organismo a través de la boca, lo que indica que habría que cambiar algunas costumbres y evitar la acción „plástico-boca“. No es necesario lanzarse a los cambios extremos sino que corregir las costumbres. 

Cambios que se necesitan hacer con el fin de evitar el contacto con BPA y BPS:

No guardes los recibos de las tiendas en tu bolso o bolsillos, deshazte de ellos;

Evita calentar la comida en envases de plástico, no consumas comida y bebidas calientes de las vajillas desechables;

Es preferible usar envases de vidrio o de papel ante que de plástico;

No guardes los productos alimenticios o las bebidas en envases de plástico donde puedan ser alcanzados por los rayos de Sol;

Atente a las mismas reglas con los productos cosméticos: guárdalos en un lugar seco, fresco y oscuro, especialmente los que están envasados en plástico y se aplican directamente en los labios ;)

 

 (1) https://www.niehs.nih.gov/health/topics/agents/sya-bpa/

(2 ) http://journals.plos.org/plosgenetics/article?id=10.1371%2Fjournal.pgen.1006223

Esperamos sus comentarios


Su dirección del correo electrónico no será publicada